dimarts, 11 d’octubre de 2011

LA BODICHITA “CHANG CHUP CHI SEMS”.

Buda dijo:
“Cada pulsación de tu cuerpo y cada inspiración, se convierte en práctica”.
Al llegar a este punto tú eres la bodichita y por lo tanto el Bodhisatva.

La Bodichita constituye la esencia de todas las enseñanzas de Buda y es especialmente importante en la práctica del Mahayana y del Vajrayana.
Bodichita es un término sanscrito que en lengua tibetana se pronuncia “Chang Chup Chi Sems”.
• Chang, significa purificación o esclarecimiento que se obtiene por la práctica.
• Chup, significa inclusión, que lo incluye todo.
• Chi, es una conjunción gramatical.
• Sems, significa mente y también incluye el pensamiento la actitud, la motivación y todo lo que se refiere a la mente.
“La claridad de la mente que todo lo incluye”.

Otra definición de la Bodichita es el anhelo de alcanzar la iluminación para el beneficio de todos los seres.

La negatividad, el sufrimiento, la ignorancia y los cinco venenos, (ignorancia, odio, orgullo, deseo, envidia) ocupan Samsara al igual que el loto que nace en el barro pero su flor nunca es mancha por este, la Bodichita nace en el entorno sombrío de Samsara pero nunca se mancha con su negatividad. Todo la negatividad puede transformarse a través de la Bodichita.

Buda dijo:
“La validez y el beneficio de cualquier expresión, actividad, apariencia externa o práctica, depende totalmente de la motivación que tenga”.
El Buda dio enseñanzas sobre la generosidad pero siempre destacó la motivación que hay detrás de todas las acciones consideradas buenas y positivas, esa motivación pura es la Bodichita.
La motivación pura es la Bodichita que hay que practicar diariamente:
Una vez hemos comprendido esto, podemos aprender sobre la bodichita con la práctica reflexionando con la plegaria:
SEM CHEN TAM CHE DEWA TANG DEWEI GYU TANG DEN PAR GYUR CHIG
DUG NGEL TANG DUG NGEL GYI GYU TANG DREL WAR GYUR CHIG
DUG NGEL ME PEI DEWA TANG MI DREL WAR GYUR CHIG
ÑERING CHAGDANG TANG DRELWEI TANG ÑOM LA NE PAR GYUR CHIG

• Que todos los seres sean felices y posean las causas de la felicidad.
• Que estén libres del sufrimiento y de las causas del sufrimiento.
• Que no estén nunca separados del gran gozo que está más allá del sufrimiento.
• Que residan siempre en la gran ecuanimidad que está más allá del apego y de la aversión.

La Bodichita es vivir genuinamente según los cuatro pensamientos esenciales:
Champa, Ñing che, Gaua, Tang ñom.
Amor. Compasión. Gozo. Imparcialidad.


Champa = Amor Indiscriminado.
Ser amables y afectuosos de forma natural, como una madre con su hijo.
El amor es el genuino interés altruista, la atención y el respeto hacia los demás.

Ñing che = Compasión.
Nos conecta con el sufrimiento ajeno, la compasión es una profunda empatía por aquellos que sufren y más que esto, te importan, te preocupan y te aplicas en ayudarles.
La compasión y el amor son los componentes más importantes de la Bodichita.
La Plegaria:
• Que todos los seres sean felices. (expresa amor).
• Que todos los seres estén libres del sufrimiento. (expresa compasión).
El Gozo y la Imparcialidad son los soportes del amor y la Compasión.
Gaua = Gozo.
Está presente de forma natural cuando se tiene amor y compasión, no solo cuenta la propia dicha sino la de los otros.
El Gozo proviene de los buenos sentimientos hacia cualquier ser. Aprecias la felicidad de los otros y te alegras por ellos.
Cuando no tienes Bodichita no experimentas gozo y surgen los celos.
• Que nunca estemos separados del gran gozo que está más allá del sufrimiento.
Refrán Tibetano:
“Aunque tengas que sufrir hazlo felizmente”. “No disfrutes con tristeza”.
Tang ñom = Tener una actitud ecuánime.
La Imparcialidad Ilimitada expresa que la compasión, el amor y el gozo que cultivas se ofrecen a todos los seres humanos y no humanos, amigos y enemigos.

Dedicarse a alcanzar el objetivo de beneficiar a todos los seres conscientes es el corazón de la bodichita.

El voto del Bodhisatva.
Cuando contraemos el Boto del Bodhisatva, decidimos llegar a la iluminación por el bien de todos los seres que existen en el espacio infinito que está lleno de innumerables universos que están repletos de incontables seres.
La práctica de la Bodichita y de los cuatro pensamientos ilimitados: Amor, Compasión, Gozo, e Imparcialidad en nuestra vida cotidiana nos conduce a la iluminación y a la liberación del mal.
“Que todos los seres estén libres del sufrimiento y de las causas del sufrimiento”, es una expresión de compasión ilimitada que avanza por fases.
• La primera es la compasión por el que sufre.
• A continuación debemos considerar la causa de ese sufrimiento.
• La fase siguiente consiste en darse cuenta de que existe una causa, el ego que todo el mundo posee es causa del sufrimiento.
• Cuando deseamos que todos los seres estén libres del sufrimiento no debemos limitarnos al sufrimiento en sí, sino que debe incluir la causa inmediata y las causas más profundas.
La bodichita, considerada desde el punto de vista de la felicidad y no del sufrimiento, va más allá de la dicha temporal incluyendo el continuo de experiencia, desde la felicidad temporal y relativa hasta el logro último de la acción positiva y la realización: la iluminación.
Buda práctico la bodichita paso a paso, vida tras vida, hasta que alcanzo la iluminación, como se recoge en los “Cuentos de Yataka” que narran las encarnaciones del Buda, todos los budas nacieron en muchas situaciones diferentes para aprender, adquirir juicio y finalmente practicar la bodichita.

La Bodichita Absoluta.
Buda enseño muchas técnicas de liberación en los tantras, pero solo pueden impartirse a aquellos que tienen la bodichita. Las enseñanzas más profundas no pueden darse a los que no poseen la bodichita ya que esta es el fundamento que está en el corazón.
La práctica primordial de toda enseñanza es la bodichita su fuerza da vida y sentido a las tres partes del camino budista: el punto de vista filosófico, la meditación y la acción.
En el potencial absoluto de todos los seres no existe el mal, pero si en la existencia relativa condicionada.
Para alcanzar la Bodichita absoluta y comprender su significado e importancia no basta con saber lo que es la Bodichita sino que depende de nuestro grado de realización.
Existen diez niveles de realización del Bodhisatva llamados bumis que describen el crecimiento continuo. Es muy difícil imaginar el progreso desde la mente ordinaria.
Para alcanzar el primer nivel del Bodhisatvas hay ciertas cosas que deben hacerse y comprender (los 37 votos del Bodhisatva), conocimiento que se convierte en sabiduría en ese nivel, para pasar al segundo nivel hay que deshacer todo lo que se ha hecho para alcanzar el primer nivel, así la sabiduría alcanzada en el primer nivel se convierte en solo conocimiento de ese nivel y así sucesivamente siendo difícil distinguir entre conocimiento y sabiduría.
La sabiduría real e inmutable llega en el momento de la iluminación. La realización del Bodhisatva conduce a la Budeidad y utiliza el conocimiento y la sabiduría relativos para llegar hasta ahí. En cuanto te conviertes en Buda, todo es sabiduría, ya no hay conocimiento, se ha transcendido, la iluminación es la sabiduría final y absoluta.
Las personas como nosotros comprendemos las cosas por medio del conocimiento, algunas cosas de ese conocimiento son sabiduría sin embargo comparada con la de un ser realizado esta pequeña sabiduría es mero conocimiento.

La Bodichita relativa.
Mientras no alcancemos la realización practicaremos la Bodichita relativa y dual como base para nuestro desarrollo.
La dualidad se origina en el ego a causa de la ignorancia y por ello debemos empezar trabajando con la Bodichita relativa hasta alcanzar la comprensión de que todos los seres tenemos el potencial de Buda y así alcanzar la Bodichita absoluta.
El trabajo que realizamos desde la Bodichita relativa hasta alcanzar la bodichita absoluta es la Bodichita de aspiración.

Los cinco soportes de la Bodichita.
Además de los cuatro pensamientos ilimitados en nuestra vida cotidiana debemos utilizar cinco soportes para alcanzar la Bodichita.
La disciplina, la atención, los ocho darmas mundanos, la discriminación (entre lo que necesitamos y lo que creemos necesitar), la vida correcta.
La disciplina: Todas las actividades se originan en la mente, esto se aplica por igual a las acciones positivas y negativas. Las acciones negativas son grandes obstáculos para la práctica de la bodichita. Por lo tanto debemos utilizar la disciplina con el fin de reducir al mínimo los efectos de las acciones negativas.
La atención: Significa ser consciente de forma física y mental, es el medio para superar la ignorancia que es la causa de todos los obstáculos y que potencia el apego y la cólera. Debemos aprender siempre a controlar las actividades del cuerpo y de la mente. La atención consiste en darse cuenta de que esas actividades producirán obstáculos.
El tercer fundamento de la bodichita abarca ocho actitudes que nos ayudan a estar atentos a las cosas que nos llevan a sufrir más.
Las ocho pautas son en realidad cuatro grupos con dos aspectos cada uno.
El primero es el apego cuando conseguimos algo y la aversión cuando perdemos lo que deseamos.
El segundo es estar contento cuando se está cómodo y descontento cuando se esta incomodo.
El tercero es alegrarse al oír lo que nos gusta y enfadarse cuando nos desagrada.
El cuarto es sentirnos dichosos por las alabanzas y disgustados por los insultos.
Estas ocho pautas de conducta se conocen también como los ocho darmas mundanos. No controlar estas pautas puede llevarnos a acciones altamente negativas.

La cuarta condición constituye un apoyo para la práctica, saber discriminar entre las cosas que necesitamos realmente y las que creemos necesitar y aplicar el esfuerzo apropiado para conseguirlas.
Dedicamos mucho tiempo en querer conseguir cosas materiales que aparentemente satisfacen nuestras necesidades y nos proporcionan felicidad pero esta es solo temporal y ninguna de esas cosas puede asegurarnos progresar en nuestra evolución y si crear las causas de la negatividad.

El quinto soporte se conoce como la vida correcta, cubre todo lo que hacemos y se concretan en el óctuple camino:
Recta visión. Recta intención. Recta palabra. Recta acción. Recto sustentamiento. Recto esfuerzo. Recta atención. Recta concentración.


Los cinco Caminos.
La progresión de la práctica de la bodichita es gradual y se divide en cinco yamas o caminos, a través de los cuales y siguiendo el orden correcto se alcanza la realización.
En estos caminos el principio esencial lo constituye la aplicación de la bodichita relativa y la absoluta. Al realizar los cinco caminos se alcanzan los niveles del Bodhisatva, este llega a la realización del primer nivel durante el ejercicio del tercer camino.
El primer camino, consiste en practicar la bodichita relativa. Cuando la bodichita relativa es espontanea en las acciones cotidianas y la bodichita absoluta se estabiliza al meditar en ella se completa el primer camino.
El segundo camino equilibra la bodichita relativa y la absoluta. Tras cultivar la bodichita relativa espontáneamente en el primer camino, la bodichita absoluta se convierte en espontanea en el segundo. Esta fase se define como “La puerta entre Samsara y la liberación de él”. El Bodhisatva que alcanza dicho nivel ya no caerá de nuevo en Samsara involuntariamente.
Durante el tercer camino el practicante obtiene la primera realización de la bodichita absoluta; no se trata de una comprensión intelectual sino de realización. También se llega al primer bumi o primer nivel del Bodhisatva. La realización de la bodichita absoluta es la culminación del tercer camino.
El cuarto camino desarrolla el resto de los niveles de realización bodhisátvica. Estos niveles son el proceso que conduce desde la realización de la bodichita absoluta al logro de la iluminación.
El quinto camino constituye la práctica final que lleva a la iluminación total y la última parte del quinto camino es el momento anterior a la iluminación final. Tras la consumación del decimo nivel de Bodhisatva se inician tres fases adicionales:
El proceso final mediante el cual el Bodhisatva se convierte en Buda.
Aquel que al alcanzar la total realización de la bodichita absoluta se convierte en la expresión misma de ella.
Al haber alcanzado la total realización adquiere la habilidad ilimitada y espontanea de beneficiar infinitamente a todos los seres.

Las cinco fuerzas.
Los cinco caminos pueden ser practicados por personas como nosotros, por medio de lo que se denomina las cinco fuerzas que son una aplicación de la bodichita en nuestras vidas.
La primera fuerza está descrita en la frase “alcanzaré la iluminación para beneficiar a todos los seres”. Si se ha comprendido totalmente el significado de la iluminación, del “yo” de los seres conscientes es algo que una vez entendido no se desvanece.
La segunda fuerza viene tras haber tomado con sinceridad el compromiso de alcanzar la iluminación para beneficiar a todos los seres y nos proporciona un empuje que nos ayudará a llevar a cabo las actividades de la primera fuerza.
La tercera fuerza brota al avanzar el empuje y entonces todo se convierte en simiente; las acciones actuales son las semillas de la siguiente producción y ésta a su vez se convertirá en otra semilla. Desde otro punto de vista es Karma.
La cuarta fuerza nos permite comprender que todos nos equivocamos, reconocerlo y seguir adelante, así nos hacemos invencibles. Aprender de los errores hace que cualquier situación negativa se convierta en positiva.
La quinta fuerza es soltarlo todo en cada momento. Cuando realizas algo positivo, si no lo sueltas te quedas atascado ahí. Un ejemplo obvio es que al realizar una buena acción podemos generar orgullo que se puede transformar en arrogancia y otras actitudes que se conviertan en un obstáculo para nuestro progreso.
La dedicación de los méritos constituye una parte importante de la práctica budista, si no se dedican la acción positiva no está completa.
Cada plegaria o práctica consta de tres partes; el comienzo, el refugio y la bodichita. En la plegaria de refugio recordamos al Buda, al Dharma y a la Sangha y después contemplamos los cuatro pensamientos inconmensurables que generan la bodichita. La segunda parte es la práctica en sí. La tercera parte, al final, es la dedicación.
En muchos Sutras y comentarios, Prajnaparamita, Lankavatara y el Sutra del Loto, afirman que si se posee la bodichita pura, los cuatro pensamientos ilimitados y las cinco fuerzas la bodichita crece espontáneamente y al llegar a este punto tú eres la bodichita y por lo tanto el Bodhisatva.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada